sábado, 20 de agosto de 2016

Tacones amarillos. Por Pilar Ferrer

..hay días en que me pondría
unos tacones bien altos y amarillos,
y abriré las puertas...
esas que me gustan
de sinceridad
donde soy yo...
sin retazos y sin complicaciones
donde sueño y trepo la esperanza
más allá de los colores y estaciones...
porque hacen juego con tiempos de lluvias torrenciales...
según las cartas en mis premoniciones
......y otros...
me pondría
esas alas prestadas de mariposa nacarada
donde cada madrugada conjunta con distancias...
porque he aprendido
este último teorema
....que :
vos y yo en la enésima potencia
somos ese resultado exacto
entre la química y la locura
donde los puntos de lo cóncavo y convexo
hacen la exactitud de las geometrías....
porque con alas de mariposa malherida
calzaré tacones y sin melancolías
!Como Dios manda...
en una despedida!

"Solo dos palabras" Por Marian Martín Humanes

 "Poema para una MADRE"

Bastan sólo dos palabras
para expresar lo que siento,?
más no hallaría modo alguno
de mostrar mis sentimientos.
Dos palabras, sólo dos,
para decirte: "Te quiero",
para decirte: "Gracias"
por tus noches de desvelo.
Si tantas veces te herí,
si mi amor no te mostré,
no dudes de mi querer,
tal vez...no supe entender.
Tal vez no supe entender
tu sacrificio abnegado,
tantas noches sin dormir
sin esperar nada a cambio.
Porque eso es ser una MADRE,
y tú para mí eres bella,
y no hay rosas ni azucenas,
no hay estrellas,
no hay luceros,
que merezcan ser regalo
para quién me dio la vida,
quién me cuidó con celo,
quién me acunó tantas noches,
quién por mí desveló el sueño.
Y no he hallado presente
que merezca ser tu dueño.
Tan sólo esas palabras
grabadas en mi alma, a fuego.
Por eso quiero decirte:
Nunca olvides dos palabras,
Nunca olvides que:
"TE QUIERO".

LA BANDERA DE MAYO Por JUAN MARÍA GUTIÉRREZ.

Al cielo arrebataron nuestros gigantes padres
El blanco y el celeste de nuestro pabellón;
Por eso, en las regiones de la victoria, ondea
Ese hijo de los cielos que no degeneró.

Cual águila en acecho, se alzaba sobre el mundo,
Para saber qué pueblos necesitaban de él,
Y llanos v  montañas atravesando, y  ríos,
La libertad clavaba donde clavaba el píe.

Del cóndor de los Andes las alas no pudieron
Seguir en sus victorias al pabellón azul.
Ni la pupila impávida del águila, un momento
Pudo mirar de frente su  inextinguible luz,

¡Alcemos sus  colores con  vanidad,  hermanos,
De nuestra gran familia el apellido es él;
Dos bandos fratricidas le llevan en sus lanzas.
Mañana, en torno suyo se abrazarán también.

Tal vez Por Rafael Serrano Ruiz

Llega la primera lluvia de Mayo,
esa que humedece tus cabellos
y ensalza la atrayente jugosidad,
la almibarada dulzura, de tus labios
en la neblina del día,
Y tu no llegas.

Viste la tierra sus mejore galas,
verdes y amarillos, pétalos y corolas
adornan su vestido con embriagador perfume…
renacer de vida y de esperanzas
y tu no llegas.

Sueños de caricias.
Despertar en tus labios
recorriendo profundas serranías.
Manos que descubren valles y riscos
entre  insinuantes transparencias
revelando una bandada de antojos intuidos.
En el aroma de tus especiados poros,
aunque mi piel no te sienta,
en el despertar de mis profundos deseos,
en la no existencia de la caricia…
te espero…
Y tu no llegas


Y la espera se alarga
Y la espera agoniza
Y tu no llegas.

LOS HUÉRFANOS Por RICARDO GUTIÉRREZ.

Cuando el estruendo del festín resuena
En torno de la mesa regalada,
Y entre las ondas del quemado aroma
El rumor de los brindis se levanta,
¡Acuérdate de  aquellos
Que a los  umbrales  de la puerta llaman!

Cuando, en el día de tus padres, gires
En el salón de la revuelta danza,
Y dejes,  al pasar, enternecido
El beso de tu amor entre sus canas,
¡Acuérdate de aquellos
Que sólo al  borde de su  tumba pasan!

Cuando el concierto de armonioso canto
Te arrulle con su música inspirada,
Y el lujo y el fulgor y la alegría
Doblen  el  espectáculo  que  embarga
¡Acuérdate  de aquellos
Que  sólo  el. ay  de  los pesares  cantan.

Cuando en las horas de la negra noche
Contra  tus muros la tormenta brama,
Mientras en lecho de mullida ropa
Junto a los hijos de tu amor descansas,
¡Acuérdate de aquéllos
Que al solo amparo de los cielos andan!

Y cuando el  rayo del  albor primero
Entre por el  cristal de tu  ventana
A encender, bajo el párpado que duerme
El  fuego de la vida en  tu  mirada,
¡Acuérdate de aquellos
Que no despiertan más en la mañana!

¡Ah! piensa que el Señor no puso en vano
Un  rayo de piedad dentro del alma,
Y sobre el cielo de la tierra triste.
El  sempiterno hogar de la  esperanza!. .

Confesión Por José Javier Martínez Palacin

Yo señora, nací en el mes
donde se extinguen
las buenas intenciones y
se deshacen las cadenas
del pensamiento impuesto.
Vivo en la acción de las
embestidas, sin reconocer
silbidos, ni muros que me cerquen.
Incendio las descripciones
que me atan a ti
para que no te sientas segura.

Agotaré todas tus fuerzas
hasta que te acerques,
con la humildad de un caballo vencido.

Puede que te sorprendas
verme
leyendo.

domingo, 14 de agosto de 2016

EL ÁGUILA. EL LEÓN Y EL CORDERO Por DOMINGO DE AZCUÉNAGA

Un águila  real,
con  rápido vuelo
se subió a la cima
de un áspero cerro
al pie de la cumbre
en  un  prado ameno,
un   feroz león
estaba durmiendo.
La águila de lo alto
quiso conocerlo
y hacía el prado  airosa
se  dirigió luego.
El  león al ruido
despertó soberbio,
y alzando al instante
su  dorado cuello
irguió su melena
con gala y denuedo
y de rey  vestido
se  mostró al  momento.
Revolvió la   cara
con  aire  y  despejo,
y,  con la  cabeza
le hizo acatamiento.
Acercóse  aquélla
con pasos severos
y entablaron ambos
su   razonamiento.
Este se redujo
a hacer menosprecio
de los brutos y aves
con denuestos  feos
diciendo que estaban
en el universo,
las especies de ambos,
bajo sus  imperios
vanidad   fundando
en sus nacimientos.
Pero  un  corderito,
que había estado oyendo
toda la parola,
sin ser visto de ellos,
(allá para sí)
prorrumpió diciendo:
No hay duda en que sois
por  vuestros abuelos
de aves, y de brutos
monarcas  excelsos,
pero si tenéis
tan perversos hechos,
que  el hurto  y rapiña
es  vuestro elemento,
la   grandeza   vuestra,
ni en chanzas la quiero,
pues soy de dictamen
por  lo  que  penetro,
que el lustre, y realce
de más alto precio
es el que uno adquiere
por sí, siendo bueno.
En  la  fabulita
nos dice el cordero
que  jamás  hagamos
gala con exceso
del blasón y gloria
de nuestros mayores
que heredado habernos
y que procuremos,
con nuestra conducta
y  procedimientos
adquirirla nueva
por nosotros mesmos.